jueves, 15 de diciembre de 2011

Entrañas


¿Recuerdas sus manos? Ella te solía acariciar por horas, hablaba tu lenguaje, te podía escuchar, ella era como la arena de este playa casi desierta, brillaba con el sol… ella era parte de mi, mi todo.

Él te cuido desde siempre, estaba orgullo de ti, sabía como ibas a ser, solía pasarse toda la noche planeando que mundo descubrir a tu lado, que universo iba a ser tu preferido para enseñártelo, eres igual a él, tu sonrisa, tus ojos llevan su alma, eres parte de él.

Era verano, hacia una tarde hermosa, calurosa y muy soleada, era uno de esos días en que el cielo se empieza quemar desde temprano, con esa fusión de colores coral que no tiene una explicación lógica para la mirada. Nosotros leíamos plácidamente en nuestro lugar favorito: la hamaca.

No recuerdo exactamente como inicio todo, puede y que mi mente me este jugando una mala pasada, pero vi su expresión de terror cuando se acerco a mí, sobraron las palabras, ni siquiera recuerdo en que momento broto aquel océano de mis ojos pero se desboco, tu llorabas conmigo, podías sentir el mismo dolor.

Sé que los recuerdas, que los puedes sentir igual que yo, los años no pasan por nosotros, el tiempo nos dejo… Eres parte de él, de ella, hoy eres mi todo, desde siempre has sido mi todo.

jueves, 8 de diciembre de 2011

¿Que nos vaya mal?

Sugestionado por la letra de una amiga a la distancia, que con su magia escrita en un blog me ánimo. Solo para aquellos que quieren que nos vaya mal: que se jodan!!!!

Sí que se jodan todos, porque apenas y me estoy recuperando de ti y no me importa que lo murmuren, siempre me ha dado lo mismo, igual ya habíamos empezado a asesinarnos sin decir nada.

Público o en cuclillas, como si alguna vez hubiésemos intentado encubrirlo, nunca se negó, siempre pretendimos que el dolor pareciera solo un mal día.

Me guardo tus palabras, sé que fue tu decisión romper con mi mundo, en donde me asuste y no te puede detener, no quiero disimular.

Hablando lúcido y para que no quede una sola duda con palabras naturales lo escribo sobre el viento, el mar y las hojas: haces que me olvide de mi soledad, puede y que detenga el mundo con solo que nos miremos más, con solo que nos rocemos más…

Haz que no pueda evitarte, insiste cada vez que te grite que no, dime que me quieres sin usar una sola palabra, hazme hablarte fuerte, sígueme queriendo de esa forma que nadie entiende, haz todo aquello que una vez quisiste que hiciéramos juntos, discútemelo todo, apaga las voces sin un solo manifiesto.

Cuando me quiera ir solo sujétame, no me dejes, cuando me hunda levántame, insisto jamás te hundas conmigo.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Despertar


Miro sus manos entumecidas y en ese instante se percato que tenía más de 1 hora de estar conduciendo sin rumbo alguno por aquella carretera oscura, que solo le ofrecía una salida provisional a sus pensamientos.

Sus pómulos estaban empapados, al igual que el cuello de su blusa, su sollozo era inevitable, había comprendido que el color de su mirada se había ido con ese “te quiero” que le dejaba un amargo sabor en la boca. Él mato su inocencia, ya no le temblaba la mirada, todo su mar se oscureció e intento en un acto suicida inmolarse en el sol, por su puesto su plan falló.

Ya no poseía una religión, sabía que no creía en eso de “tú” obligación y dejo de sentir miedo en lastimarlo, igual él lo hacia sin protestas, estaba rota…

Abrió la ventana de su auto, respiro y noto que el aire era demasiado frío para poder quererle, ya había tocado fondo y en ese momento volvió a pensarle, como si hubiera un lugar en donde hacerse fuerte, como si hubiera un destino, como si de verdad él alguna vez la hubiese querido.

Debía sobrevivir, discernía en que ambos eran cómplices del mismo luto, detuvo su vehículo, miro una vez más por el retrovisor y dio vuelta, no había sitio para la cobardía, él fue uno de sus más oscuros pecados y debía pedirle cuentas del porque de su fracaso, del porque le mentía a diario.

sábado, 26 de noviembre de 2011

M y M

Maldita voz de crucigrama que me sigue hasta el confín de mi desfachatez, quisiera poder olvidarte, lavarte de mi como una aguacero sin tormenta, en donde solo queda el recuerdo de aquel olor a hierva seca.

Tu culpa ha sido mi remedio, sigues ahí con tu presencia y yo no intento moverme de lugar, estúpidamente temo perderte aunque ya lo halla hecho, me aferro a los recuerdos, no quiero callar.

Vetas mis letras, cada espacio en el que hábito, como si siempre hubieses pertenecido a mi alma que locamente vaga por tu infinito, que no me ofrece nada más que una tierra árida llena de errores y secuelas, que duelen con cada paso cuando te alejas.

No vienes, ni te vas, hoy me enloqueces, tienes mi mundo de cabeza, siento morir, siempre siento morir, obstinadamente poseo todos los motivos para seguir acá, a tu lado, te necesito.

martes, 22 de noviembre de 2011

Lágrimas de Sol


Inocentemente me descubro pensándote, tal vez por costumbre, aunque puede que me guste hacerlo, como cada recuerdo tuyo que me atrapa en medio del surco de mi silencio ya adquirido, tan solo eres eso inconscientemente, mi historia favorita de la cual no poseo remordimientos, de la que ya no sabe a pecado.

Pudiste ser todo y pueda que lo hallas sido, pero ya el camino estaba trazado mucho antes de mi llegada, te fuiste con tu mirada de alabastro sin voltear atrás, mientras yo me quede aparcada sobre la arena con el mar ante mis ojos y un ramo de azar en mis manos quienes no encontraron más lugar para escapar.

A lo mejor y te extraño, no hay forma certera de saberlo porque me fui el día en que decidiste arrancar tus raíces de mis tierras, dejando un agujero negro en el alma… debo conmutar mi papel en donde tu cielo cada vez esta más lejos de mi mar. Hoy puede que digas con el recuerdo de tu mirada más de lo que crees…

sábado, 19 de noviembre de 2011

Vagones


Sí, puede y que ella lo halla hecho volar en cada uno de sus encuentros, él se limitaba solo a mirarla, a sentirla sin decirle una sola palabra por horas, no habían silencios incómodos en medio de tanto púrpura, solo podía pensarla.

Le busco en cada vagón, volviéndose esta una de sus tradiciones, admitiendo que fue ella la historia de su autobiografía de un fracaso, durmiendo durante largas noches utilizando su nombre para besarle la boca.

Solía escuchar que mirar hacia atrás no era lo mejor, pero esto le recordaba de donde venía y le gustaba, ella era parte de aquello que tanto amaba, del revoloteo de mariposas burbujeantes en su estomago, algo que no volvió a sentir después de tantos años. Recordaba sus ojos eternos en esta páginas escritas, oscuros como su mar…

Ella volvió, ¿Pero para que después de que se había ido, él iba a volver?, su cuenta era solo de olvido, chequeo su corazón una vez más, no consiguió nada, había muerto su memoria, ya no había un latido.

Si realmente ella fuera a volver, él tenía una sola cosa para decirle: que lo llevase de nuevo allí.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Alabastro

Déjame utilizar tu nombre al recorrer mi cuerpo…

Te extraño con cada pensamiento, necesito tu respirar.

Sentir, explorar bajo las sábanas aquel cuerpo de arena, deja de torturarme, regresa a donde perteneces, a mí.

¿Que más da lo que se escuche? Soy feliz en ti, sin imaginar algo eterno, sin terminar una sola promesa.

Hoy estoy sin ti, sin ti… ya no me salvas, hoy te vas con todas tus mentiras.

martes, 15 de noviembre de 2011

Zafiro Púrpura


Tan solo déjame ir, déjalo ir todo, acá solo hay un corazón oscuro, de esos que ya no tienen luz, de los que se reúsan a tenerla.

¿Acaso no notas el dolor? Tomas mi mano y me hundo, me sumerjo en un mar de indecisiones, de falsas esperanzas y de palabras olvidadas, no quiero escuchar un juramento más, enloquezco.

Te extraño en cada respirar, mi amante nocturno, te burlas de mi, de aquello que se convirtió en solo un juego, donde no había nada que se acercara a la realidad, que me llevara a un nuevo crepúsculo, inútilmente te pienso.

Imagino tus labios sobre los míos, puedo sentir aún esa sensación como si nada existiese, como si nada importase más que tu y yo postrados en aquella cama de mentiras piadosas que solo hacían aún mas dolorosa la despedida.

Déjalo ir, déjame ir, no soy más que la sombra de tu memoria retorcida, de la cual me enamore, de la que te sigue llamando, de la que torturas con unas palabras, hoy soy solo eso, nada.

No me leas, no inteste hacerlo, me dañas, siento morir, duele con cada palabra dicha, con cada contacto secreto, estoy jodida. Llegas como un bandido, te cuelas en mi, me haces sonreír, como si nada pasara, como si no hubiera un latido, estoy sin tu latido, acá solo hay muros, ya no existe un alma en este cuerpo.

Hoy te regale el último soplo de mi corazón…

sábado, 12 de noviembre de 2011

Promesas


Mirarse al espejo una vez más… todo debe ser creíble frente a él, no debe sospechar ni por un instante.

Ella intercambiaría su vida por la de él sin pensárselo en un segundo, no importa cuanto tuviese que pagar, ella de igual forma lo haría.

Él lo dejo todo por ella, olvido hasta su propio nombre, no importaba nada, él era su otra parte, ambos lo sabían y eran tan libres como dos versos tachados en el olvido de un papel.

Le dolía el alma, se desangraba y no podía dejárselo saber, ya la decisión estaba tomada, no iba a permitirse volver ni a pensarle, era la mejor solución, renunciar a él cada noche.

Sus manos le traicionaban, su voz se desbocaba y la desesperación no encontraba limites a su lado, era necesario verle en los regazos de otra, así intentara convencerla de lo contrario.

No se permitiría caer de nuevo, por más que se partiera en dos al pensarle, ella no se daría el lujo de dejarle solo, no quería que sufriera a su lado, él debía encontrar la felicidad en un lugar donde realmente pudieran ofrecérsela.

Ella se fue, le dejo y no había marcha atrás, nunca los ataron promesas y eso le aliviaba un poco el corazón, no podía culparle, había demasiado purpura a su alrededor.

Quería que la recordase con su melena frondosa y despeinada, no con un miserable pañuelo atado a su cabeza para disimular el daño causado por la radiación, en donde no quedaba rastros de su pasado y su futuro optaba por ofrecerle solo un par de meses. Ella prefirió huir…

sábado, 5 de noviembre de 2011


Finalizando con tu insatisfacción nocturna hoy tomo tu lugar, como si ya las voces no me dolieran y el mundo no importara escojo callar hasta tu nombre.

Buscador de sueños, mi corazón esta más que atado, desbocado por la ansiedad y la absurda cobardía.

Soy torpe al pensarte, como si ahora mi mundo significara tú… Te veo sentado de espaldas a mi, usas un suéter negro sencillo, no puedo evitar estirar mis brazos y abrazarte con fuerza, no hace falta que vea tu rostro, sé que estás sonriendo, se que te hago feliz.

Quédate hoy conmigo, ¿acaso no lo notas?, ahuyentas mis fantasmas y lastimas mi soledad, como si siempre te hubiese tenido. Sencillamente no puedo imaginarme sin ti, ya eres parte de este mundo, mi mundo.

Sé que hablo poco y mi silencio te enloquece, puede y que nos torture a ambos, pero para mi es suficiente con saber que puedo confortarme en tu regazo, antes de enloquecer y dejarte ir porque así lo decides.

martes, 1 de noviembre de 2011

Empezar


Estrellar mi boca con la tuya… se asoman enfrentamientos y promesas, no es necesario que hagas la cama, no me hacen falta tus culpas.

Dormir con la espalda empapada por las olas que pusiste a mi nombre, de esas que se arrancan como mar en tempestad. Mirarnos como desconocidos, con el mismo color púrpura entre ambos, puede ser que hoy te quiera y mañana me arrepienta.

Vengo de un pueblo con mar, en donde se aprende a besar en cada farola, en donde las distancias son muy cortas y en donde se extraña el no querer dormir a solas. No quiero un amante discreto y puede que ese no seas tu, he perdido ya tantas noches que una más que da??? Perderte no es quedarme sin nada y hoy no puedo escuchar el ruido del mar, creo que cada vez estamos un poco más rotos…

Sí ya lo se!!! Para que demonios me los vas a repetir??? Mis letras no son más que una buena manera de disimular la ansiedad, te aseguro que acá no existen redes y que tal vez mi casa sea un polo, pero no tengo más religión que un cuerpo, tu cuerpo.

De noche pueda que me olvide de mis palabras protestantes, más esta locura se aleja un poco con cada lágrima obtenida y "este nunca" no esconde detrás de su silueta un ojala, entiendo que no existes, que te vas.

Maldita sala de espera sin esperanza, que no me dan ganas de nada excepto de ti, en donde públicamente me niego a dejar que abuses de mi inspiración y de culpar a mi corazón que esta clausurado por derribamiento.

Hoy tengo la desolación de saber que puede que estas sean las últimas palabras que te escriba y de que tus labios cada vez me sepan más a despedida, necesito buscar un adjetivo para arañarte el corazón porque algunas veces la vida se me va en estos mismos renglones.

Mi amante inoportuno, que te cambio por mi soledad, la misma a la que recuesto mi cabeza y me acaricia el cabello, la que me dice que podría dar hasta la vida entera por un fulano de tal…

No desordenes mi biblioteca, no rebusques en un no te vayas algo para atarte a mi, no voltees para tras si ya esta decidido, mira que ya no estoy así sea a punta de navaja… Quiero que sepas que el final no empezó hoy.

domingo, 30 de octubre de 2011

Sálvame


Dicen que el silencio es una de las formas mas elocuentes de mentir, por eso te olvido, te miento, nos mentimos a diario.

Te veo caminar mi pasajero sin rastro, tu olor me recuerda a tierra mojada, no te vayas, quédate hoy conmigo y mi libertad, más no me des a escoger que sabes mi preferencia desde siempre.

Hoy necesito que me leas, léeme, regresaré a ti cuando lo hagas, sin necesidad de miedo y con todas las dudas, puede que me dedique a perderte y puede que me escabulla en un instante, acá no hay garantías… nada es seguro.

Me encuentro con un nuevo amanecer sin libreto, a lo mejor y te salves, me salves así dejemos de ser un poco menos cobardes. Mi pensamiento más oscuro, imborrable es mis letras, eres ese tiempo que comparto obsesionadamente en dejar las cosas tal y como están. Porque me gustan!!!

Sigues sin leerme, sin salvarme…

domingo, 23 de octubre de 2011


Sí, lo sé, te fuiste y puede que te extrañe.

Impostor de cuentos, dime que es mentira que ya no escribes? Que me olvidas, que me roban tus días, tus noches, como antes solía hacerlo yo.

Mi amante importuno, hoy solo eres eso, mi soledad, la que me enseña a olvidar lo que ya he olvidado y a besar como aún Judas…

Dime como se que el púrpura que veo es el mismo que tú vez? Nunca quise ser toda tu vida, eso me fastidiaba, aunque admito que intente ser la parte favorita de esta, más imagina que no lo notaste.

Podría sentir tu presencia siempre, si es que así lo quisiese, pero me limito a seguir mis instintos y procuro no mencionarte, creo que dueles un poco menos si no estas… es extraño extrañarte.

Hoy se me ocurrió que vinieras a robar mi calma, solo eso, a impacientarme para poder arrojarme al abismo una vez más, a mi adicción de suicidarme cada noche en tu nombre, a mi incompatibilidad de carácter frente a los demás, a mis ganas de pensarte, de escribirte.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Mar



Mar, su nombre es Mar, así solía llamarle, lo intento pero jamás consiguió atarle, podía tumbarse horas sobre su cuerpo bronceado, jugaba a robarse su aliento y optaba por quedarse con el recuerdo de su larga cabellera oscura, en verdad no tenia otro nombre más para ella, su olor era todo en lo que podía pensar… le amaba.

Ondeaba su vestido gracias al viento, era perfecta, era el océano, era su adicción, se iba escapada frente a sus ojos y volvía sin remordimientos a sus manos, bendita boca de nácar, no había comparación. Le escuchaba llegar, era un suplicio no imaginarle entrar a su vida, más sabía de sobra que nunca sería suya, igual le perdonaba antes de que lo abandonase nuevamente, era parte de su naturaleza, de su esencia.

Midió sus dedos, eran largos, estilizados, siempre bajaban por su espalda acariciando su piel, aquella con la que jugaba sin medida, la que solía oler a mar en calma por días, para luego desbocarse, desvanecerse como siempre… ella era su Mar, su dama, su maldición, se retorcía en la arena y reclamaba a la Luna, su única solución. Juraba no volver a extrañarle e intentaba desangrarse cuando su presencia regresaba, no podía abandonarle, más ella siempre le dejaba, era su manera de comprometerse, era lo único que podía ofrecerle, ella era como el mar, con aguas tricolores, profundas, turbias, sin predicciones establecidas y con posibles cambios de pensar, ella fue solo eso, su vida naufraga, su Mar…

sábado, 17 de septiembre de 2011

Reencuentros

Plegarías ofensivas, no tenía mucho más que hacer… sola en su compañía, optaba por abandonar cada pensamiento asertivo, a veces es mejor huir, no era la mejor estrategia pero funcionaba en su mundo. Nunca había más que un hoy, talvez una madrugada de compañía era lo que se acercaba a un algo, pero no más que eso, no poseía campo para el arrepentimiento.

Pensó en crucificarle, mortificarle y lo logró, caía cada noche con la luna bajo sus cabellos, era su mejor cómplice, su noches se quemaban, sus días desaparecían con solo mencionarlo, ninguno lo supero, él siempre se quedo en su recuerdo y ella siempre logró que la esperase… no era algo tangible, sus pensamientos eran de todos y cualquiera hubiese calzado.

Él siempre la espero, eso sí con otra bajo el brazo y ella se alimento con algo más que unas lagrimas, le gustaron los corazones desde ese instante, todos se comían a la parrilla para no dejar rastro.

Celos inútiles, siempre existía alguien más para ambos, aunque cada quien regresaba a ratos a su compañía furtiva, de paso como el compromiso de olvidarse cuando se tendiera la cama de sábanas arrugadas, sin sollozos y sin lamentos, los años fueron apaciguando algún tipo de dolor existente, si es que lo hubo de alguno.

Hoy su parte se fue, no porque que quiso, solo se fue… no tenía mucho que decirle, dormía con muchas y soñaba con una, con ella, más nunca se lo mencionó, su compañía era algo más que una presencia constante, era su fuerza y él hoy se fue, se escabullo como un ladronzuelo…. Su parte se fue, ella se fue… Ambos se fueron….

lunes, 22 de agosto de 2011

No más



Hoy no cuentes conmigo, menos conmigo fue lo único que pasaba por mi mente en ese instante, no tenía nada mas que decirle… era claro no quería ni que me pensará, me dolía hasta último cabello de la cabeza, fue una noche agitada.

Últimamente duermo tan mal, intento no pensarle, pero al intentarlo lo hago, maldito vicio de masoquismo, me niego a dejarle ir, solo por pura estupidez. Le veo agazapado bajo la escalera, sin ánimos de mirarme y con muchas condenas adquiridas, hoy reanuncio a él, espero al menos que por un buen tiempo.

Mis manos tiemblan, tienen vida propia, solo esperan un pequeño fallo en mi plan cuidadosamente elaborado para marcar, para llamarle, para traicionarme, flagelarme.

Él fue parte de un cuento, de una historia caducada, con fecha de vencimiento antes del amanecer, con penas y traiciones, con remordimientos.

Le escucho claramente, más no intento contestar a su desesperado llamado, piensa que huí, pero yo no hago esas cosas, así no juego, tan solo hoy ya no cuenta conmigo...

jueves, 7 de julio de 2011

Naturaleza Imperfecta

Sentidos, todos fluyen envueltos en una cascada de dudas, me abrazan, me hunden con ellos… te espero a ratos, puede ser que quiera recordar tu rostro, el cual cambio cada cierto tiempo, me aburro, no tengo nada que explicar.

Siento llorarte, la autodestrucción ya es parte de mi mundo, del que solo eres un invitado más, al que le presento como a todos: una sola cara, una antifaz encantador, tras un rostro de mantis, nunca hay pasado.

Déjame llevarte, empujarte al abismo, donde yacen anteriores, mi pasado olvidado, mi entretenimiento permanente.

Te cuento, me gusta gustarte, arrancarte los sesos, el corazón de un tirón, freírlos a la mantequilla, siento que sea tu turno, más nunca hay arrepentimiento. Hoy soy solo yo, puede ser que me siga aburriendo y vuelva a tomar un cuerpo más, duele eso te lo garantizo y no existe más placer.

No te acerques, no llegues a cruzar a la puerta, pronto morirás por dentro, así es mi juego, no se comenta. Mis impulsos ¿Acaso no los sientes? Seré breve, todo gira a tu alrededor, es casi una necesidad que romperá pronto en llantos, en sufrimiento, como postre, en mi naturaleza imperfecta.

lunes, 13 de junio de 2011

Esta noche es la noche


En honor a un amigo oscuro y secreto, de esos que se guardan en la sombra y se pierden en el tiempo… él sabe a lo que me refiero, salud Dante!!!

Botines púrpura, paso acelerado y cabello suelto, soñé que llegabas, cerca, casi podía tocarte, odie el viento, podía jugar con tu enmarañado cabello castaño, hueles a locura, a océano en tempestad.
Mírame reflejo, te exijo hacerlo, necesito encontrarme, unirme a mí de nuevo, como antes solía hacerlo, sin perderme en la búsqueda, sin intentar buscarte. Ojos grandes, duros, llenos de confusión y expresivos, de voz inexistente, las cosas salieron mal para ella y se hundió cerca de los sentimientos náufragos de querer.
Piel tersa, diabólica, bella, es mejor no mirar, todos caen… sigue sin mirar. Huir de pánico, llorar con ganas, de ansiedad, con una copa de vino tinto en la mano y la boca seca, solo somos tu mi reflejo y yo esta noche, esta es la noche, copiada de mi vida en reencuentros y de asomos a mi alma desde un pensamiento.

lunes, 6 de junio de 2011

Recuerdos



Estrangulado mi corazón se niega a pensarte ni por un momento, no más lágrimas rebuscadas y no más clemencia pedida, ya las heridas están hechas, pero se reponen en el silencio.

Te huelo, tu fragancia sigue impregnada, repugnante como el placer cometido de verte retorcido en la arena bajo mis pies, solo escucho romper las olas del mar a mis espaldas, temo no poder volver a verlas de la misma forma.

Estático, todo esta tan en calma, silencioso, muerto, estático, ya no me quedan espejos, y mi larga cabellara a desaparecido, no logro extrañarte, lo intento.

Te veo llegar, con arrepentimientos, con todas las ganas perdidas en una bolsa marrón de supermercado, como la primera vez que me juraste no tocarme más, siempre caes, te gusta la costumbre y yo huyo de ella, dejándote como se debe, desde hace mucho debí hacerlo.

Intento no pensarte y lo logro, aunque mi corazón se desangre, estoy mejor sin tu presencia, sin tu compañía burlona, grotesca que me deja con un sabor metálico en la boca. Hoy te siento, lo admito, torturas mis recuerdos, ya no soy la misma, huí como debía haberlo hecho antes del primer golpe, de mi primera lágrima y de acabar con tu vida.

lunes, 23 de mayo de 2011

Traición Familiar

Comunicación vaga, recuerdos absurdos y conversaciones olvidadas, tantos años para un final desperdiciado, desparramado con lágrimas de plástico barato.

Preferible no recordar, así persigues el dolor que un día te daño, lo aplastas, lo lames y luego lo torturas, nunca intentes matarlo, sería una conclusión muy dulce para lo que paso, intenta seducirlo, quemarlo con fracaso, siempre fracasando en cada persecución así no hay olvido.

Cicatrices no ocultas, miedo no abandonado, pensamientos no profundos, son solo ilusiones falsas de algo que pudo ser y no fue, debilidad, amargura, desprecio, todo es una sola ejecución: “Traición”, inesperada pero muy familiar…



miércoles, 4 de mayo de 2011

Vente Conmigo


Hoy vente conmigo, no me hagas dudar un segundo más, quiero cerrar los ojos y despertar contigo a mi lado. Te elijo, ¿Acaso no lo notas?

No quiero plegarias ni miseria, ocupas muy bien tu lugar en medio de mi mundo abandonado, entregado al futuro, a ti.

Lo sé, adelanto hechos y construyo cuentos, mi mayor virtud inventarnos vidas, anécdotas, placeres, sentimientos, me gusta hacerlo a tu lado, con los ojos brillantes, delatores. Tomas mi mano, siento morir, como la primera vez que acepte escaparme sin remordimientos más que los de tu boca poco piadosa.

Te reinvento de nuevo, cierra los ojos, son solo mis dedos acariciándote, acostumbrándosen a tu pecho, ese que es mi hogar, mi única salvación cuando todo se cae, se evapora como el humo del quinto cigarro que intenta decirme que tu partida no fue más que un error de la vida, que pronto llegarás de nuevo, que te veré entrar por la puerta de mi alcoba y te acostarás abrazándome como siempre.

Hoy solo veo tu nombre escrito en un asqueroso papel blanco, creo que visualizo borrosamente una oración. ¿Para que una oración?, si de nada me sirve rezar, tu no vienes a mí, me dejaste, sin avisos y con muchas condenas, mi paraíso no es más que algo ficticio; escucho como hablan a mis espaldas, lo hacen como si yo no existiese, conspiran contra mí, tal y como lo hiciste tú, hablan de habitaciones blancas, de un lugar mejor para mi cuerpo, para mi mente, hablan de gente buena, de gente que me va a cuidar, de tratamientos efectivos y de una vida normal. ¿Quién quiere una vida normal?

Te fuiste es lo único que sé, tus promesas se jodieron, no queda nada más que tu nombre escrito en este ridículo papel de tu recuerdo, el boleto a de tu partida, lo que me recuerda y ata a ti, a tu maldita muerte.


martes, 26 de abril de 2011

Escuela para Caballeros 2


Ya en mi segundo año de la fundación de Escuela para Caballeros, no he podido permitirme dejar pasar varios comentarios y experiencias adquiridas en todo este tiempo transcurrido.
Alejada del negocio de la tolerancia a hombres de hoy y en busca de los verdaderos caballeros casi inexistentes en mi planeta he llegado a creer conocer un par que no fueron más que una burla a mi inexperiencia en este campo olvidado de enseñar por nuestras familias.
Todos los caballeros reales que he conocido no tienen menos de 40 años y entre esos incluyo a mi padre quien es un verdadero caballero certificado ya por mi escuela y quien fue mi mayor inspiración para escribir mi primera crítica a los hombres que prefieren ser parte de la corriente actual dejando atrás las hermosas tradiciones que se les fueron heredadas y optaron por esconderlas en el baúl de los recuerdos debajo de sus camas.
Pero la culpa no es solo de ellos, nosotras como mujeres también nos merecemos un buen jalón de orejas ya que la falta de tacto de muchos es por no darnos nuestro verdadero lugar, ese que nos quitaron una vez y al que no nos están dejando volver por puros estereotipos y pensamientos reprimidos de una sociedad en donde todos tenemos que ser iguales. Para serles sincera eso de la igualdad no me agrada tanto como pensé y me declaró culpable por haber sido parte de esta nueva cultura en donde las damas son inexistentes y los caballeros están extintos.
Insisto y alzando la voz les digo: los extrañamos mucho. ¿Quien no puede extrañar a los hombres caballerosos, románticos, poetas, sin estereotipos y complejos y con buen gusto? Por favor si en nuestro inconciente siempre buscamos uno así, no importa si es un chancletudo de pelo largo, un ejecutivo de vestuario aburrido, un sexy entrenador de gimnasio o bien un estudiante universitario, el punto es que los buscamos y esperamos encontrarlos.
No hay nada mejor que un hombre que te presta atención, que te conoce y por esto mismo pueden complacerte con detalles que jamás pensaste en poder recordar después de 10 años transcurridos y como lo mencione en mi artículo anterior, no hace falta que sea el príncipe púrpura que tanto busco, me encantaría poder tropezarme con un verdadero caballero, de esos que se levantan de la mesa cuando una se va a sentar y te corren la silla, de esos que saben bailar paso doble y boleros, hasta envidia me da de mi mamá cuando veo que mi papá en medio de una fiesta (matrimonio por lo general) se desprende de su sitio y pide su mano para bailar con pasión frente a todo el público sin que les importe nada, parecen como si hubiesen nacido para encontrarse el uno con el otro en medio de la pista con sus pasos perfectamente sincronizados.
Amo esa locura de saber que me puedo enamorar de un caballero, de un hombre real, no de un cliché que usa la secadora de cabello tanto como yo y que se cambia su vestuario más veces de lo que yo lo haría alguna vez solo porque esta indeciso de que tan cool se puede ver frente al espejo. Gracias, pero no gracias, no quiero un hombre así y me reuso, por esto debo insistirles a los hombres que se unan a mi escuela para caballeros que ya tiene un poco más de un año de fundada.

miércoles, 6 de abril de 2011

24 menos 2 meses


En busca de mi Príncipe Púrpura, sí definitivamente ese es el color adecuado, tiene el grado atrevido que busco, pero en el fondo es una mezcla de los colores clásicos primarios rojo y azul con un toque de negro que le da la oscuridad que no puede faltar, así no me hace sentir impura a su lado, porque como todos deberían imaginar a mis 24 menos 2 meses ya ha pasado mucho tiempo para seguir en la espera de mi amado no encontrado.
He de admitir que siempre lo busco pero cada vez con menos insistencia y frecuencia, a ratos me canso y a ratos he creído encontrarle, por su puesto nunca es él, creo que con el pasar de los años te vuelves menos paranoica y más fresca en muchos sentidos. Aprendes a disfrutar la vida con una amplia paleta de colores a tu disposición, cuando algo no te conviene le agregas una pizca de algún otro tono y listo cambia tu percepción de las cosas y cuando algo te gusta optas por la frecuencia semanal, bueno al menos ese es mi caso.
Hablando sobre camas, cobijas y sábanas, descubrí que me encanta la confidencialidad, ese momento intimo que es único en cada ocasión y del cual disfruto plenamente después de haber pasado un buen rato con alguno de mis amantes pasajeros o bien con algún amigo que llega a ser mucho más que eso en un cuarto de deseos encontrados; por supuesto mientras espero la llegada de mi Príncipe Púrpura.
De unos labios no tan ajenos escuche una vez una frase que me conquisto. A él le encantaba enamorarse varias veces al día; en mi opinión eso sí es romanticismo, no hace falta una vida entera para poder enamorarse una sola vez. ¿Quien dice que no se puede aprender a hacerlo varias veces al día por unos segundos?
Basta con eso, seamos un poco más felices, dejemos explorar nuestros sentimientos y que nuestra mente juegue un rato en el bus, frente a la acera, en el trabajo o porque no el cine. ¿Quien dijo que tiene que durar mas de 5 segundos el amor para que sea real? De igual forma en lo más profundo de mi ser estoy esperando a mi Príncipe Púrpura, pero para apaciguar un poco mi espera he decidido ir practicando por el momento mientras este llega con su Land Rover del año y dos boletos de viaje a Europa por un mes para mi y mi mejor amiga.
Y ahora como era de imaginar hablemos de magia y todas sus ambigüedades que me encantan, procuro ilusionarme con cada caballero que me encuentro, ese plus de química y coqueteo es lo que me mantiene al margen de mi obstinada búsqueda, aunque ya me se de memoria el final de cada cuento corto al que juego a escribir, nunca es él y terminó por largarme con mi cuaderno de borradores bajo el brazo.
A mis 24 menos 2 meses, los cuentos de hadas pasaron a ser una burla en mi vida, en donde recuerdo sarcásticamente como una vez fueron todo mi mundo en una memoria no dañada y una simpatía casi repulsiva. Pero que al final no fue tan malo, me hechiza recordar como una simple historia podía cambiar mis sueños y hacerme feliz por varias noches de sollozos. Hoy mi Príncipe Púrpura no es más que un invento de mi alocada mente para poder escribir y sacar lo que llevo dentro, lo que en ocasiones me tortura y en lo que creo que vaya a pasar alguna vez si insisto en buscarle.
Confieso que no tengo la menor idea como es él, debido a mis cambios drásticos de parecer del ideal que al fin no es más que un estereotipo de un mechudo poético que no llegará nunca, ya que cada 3 meses aproximadamente cambio de parecer y resumo nuevamente mi vida y mis gustos. Como único requisito que nunca varia, que me hagan volar.
Así que mientras mi búsqueda se agiliza en los próximos años, intentaré tardar más en aparecerme frente a él, en desesperarme de esperarlo y en hundir mis manos bajo la falda como lo suelo hacer.

viernes, 1 de abril de 2011

Delirio


Hoy te escribo inmaculado delirio, me mantienes despierta por las madrugadas y me acompañas de la mano a mi afición de perderte un día un poco más, cada vez un poco más.
Me niego a la esperanza, a dejarte, me revuelco con tu nombre y me traiciona la cordura, no hay palabras para tus besos y no hay espacio para tu silencio, hoy sigo contigo, me mantengo.
Mírame a los ojos, rozas mis ansias y divides mis cicatrices, eso me gusta no poder recordar aunque quiera, me postro en ropas desechadas y estupidez prematura, te llamo.
No llevo cuenta de cuanto te he escrito, pero lo hago a menudo, te necesito, no se como vivir con juicio, no es parte de mi naturaleza, por eso te encuentro cada noche, amo nuestros encuentros, siempre destinados al fracaso, a perder mi libertad.
No soy más que de tu poema, al que matas con el alba, introduciendo una estaca de olvido e intolerancia, ya no miro espejos, te veo en mi reflejo, soy solo yo, eso lo sabemos.
Te veo en mis ojos, te sigo, me sigues, somos una sola cantaleta, un ser, un sentimiento, sin abrigo y sin piedad. ¿Para que piedad? No quiero tu consuelo, quiero tu miseria, esa que me quita un soplo con cada respiración, me hundo, me pierdo, hoy me pierdo, dejo que juegues con mi cabello, solo eso.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Inventario


Esa noche habían muchas risas, el ambiente era el propicio, la luna confabulaba a mi favor según mis plegarías, pero el azar siempre fue algo que me atemorizo, principalmente viniendo de ti, un amante fugaz que no llena más que una cama de sábanas mezcladas con olor a tabaco y licor, ensucias mi mente, retuerces mis sentidos y siempre terminamos en lo mismo.
A veces pensé un poco en ti, en la agonía que me provocarías si seguía cerca, a tu lado, a ratos como siempre, acá todo era a medias, por su puesto que a medias así eres tú, mi infiel amante, de escasas esperanzas y de fe ya ciega.
Lo sabía, siempre lo supe desde aquella primera sonrisa, con un par de salidas basto, me entregue al azar, a tu condena, vicio deseado más no extrañado, no hace falta decir mucho, normalmente no se habla, se besa y se detienen caricias ya pasadas, infundidas.
Siempre me hiciste reír, con gusto y placeres tan diferentes… lo se, mejor lárgate, con tu azar, sin límites y con encuentros casuales del destino, en el ascensor, en una pequeña recamara, en el carro o bien a escondidas. Repugno ese olor a tabaco, pero mis límites y fuerzas no son suficientes para detener mis labios chocando en los tuyos, succionándote el alma, los sentidos, los huesos, deleitando tu arte en la piel, lo que te representa.
Esa “noche” esta obsesionada, hay decisiones, se multiplican las noches, siempre hay un momento indicado, un lugar perfecto, una atadura para ambos, sin romper, nadie la quiere romper.
Ya eres parte de mi inventario….

lunes, 21 de marzo de 2011

Anorexia

Estas tan cerca,
lo puedo sentir,
no quiero salir a jugar,
vete ya.

El peso me defiende,
intenta ser mi amigo,
no me abandona,
no aguanta más.

Este es un leguaje,
físico,
carnal,
nada espiritual.

Te huelo,
inútil culpabilidad,
no te acerques,
te cuelas bajo mis huesos.

Este cuerpo te reciente,
me resisto a ti,
a esa devoción dolorosa,
sin milagros.

Siempre hay lágrimas cerca,
al alcance de cualquier momento,
te sigo necesitando,
recaigo.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Acantha

Fiel perfección humana de engaño,
en siluetas ámbar te escabulles,
condenada por Dioses,
adorada por plantas,
todo a cambio de un mortal.

Seducida por el azar,
engañada ante una tumba,
duermes en regazo ajeno,
tierra áspera,
egoísta.

Arrúllame con tus encantos,
perfecta esclava,
cuerpo de diosa,
rostro traicionero,
caíste bajo sus ojos,
te oculto la verdad.

Vete con el viento,
sin olvidar su nombre,
susúrralo a escondidas,
bailoteando con el río,
usurpando las espinas,
como la planta que hoy eres.

lunes, 14 de marzo de 2011

Decisiones


Impaciente, no puedo dejar de pensarte hoy, creo que soñé contigo, si realmente así lo fue y lo siento, no sabes cuanto.
Miro una y otra vez mi reloj, creo que estoy nerviosa, estoy dentro del auto, te espero, la noche es hermosa, hubiese preferido un poco de lluvia y el sudor de las gotas caer al costado de mi ventana, así sería más sencillo llorarte, aunque lo hago y esta vez si hay dolor.
Todo es insoportable, el ruido de los carros, la luz del faro que ilumina parte del parque, los odio, ellos no toleran mi presencia, hoy perdí una parte de mi, tome una decisión y ya no hay marcha atrás, te pierdo en cada segundo.
No tengo explicaciones, acaricio mi cabello a menudo, tiendo ha tirar un poco de el, para ser más sincera, me duele la cabeza.
Sabes te he pensado por meses, te quiero, siempre lo he hecho, pero ya es un defecto de fabricación, estoy jodida, siempre lo he estado, no puedo más, me voy sin mirar, de verdad lo siento.
Sin nada que decir y con el corazón oprimido de angustia te beso en silencio por última vez, me sabes a vainilla, me recuerdas a mis raíces, a mi familia… pero debo hacerlo y hoy me marcho, con muchos silencios y dudas en mi cabeza, con arrepentimientos pero es mejor así, créeme no soy buena para ti.

jueves, 10 de marzo de 2011

Hilos

Ven,
acércate,
condéname a tú cielo ,
a tu silencio inmenso,
jurándome que es cobardía.

Necesito sacar los demonios de a dentro,
no vez que me pierdo,
me consumo,
hoy me consumo.

Déjame,
ya no hay ataduras,
corte los hilos de mi indecisión,
rasgue tu silueta,
nuestra compañía.

Siento que te desangres,
hace un tiempo tome tu lugar,
es mejor no mirar,
no recordar.

viernes, 4 de marzo de 2011

Desafiando los Astros


Te pierdo en sueños y te encuentro con cada luna dibujada, no recuerdo más que tus místicas manos de hada sobre mis ojos.
Ese olor a tierra mojada invade de nuevo todo, no hace falta verte, te siento, te respiro, abrazas mi alma con cada sensación, locura, placer, ambición, es mucho más que eso.
Mi sombra me traiciona, te oculta, se que estas revoloteando como garza atrapada, no te vayas, quédate solo por hoy… No te vayas, deseo tu estrella, tu magia, tu universo.
Sigo dibujando lunas, ahí te encuentro a ratos, sin nombre, te deseo, con la mirada fija en hojas rayadas, te veo, te siento, hueles a paz, a tierra mojada, a todo lo que me rodea, a ti.
Silencios, es lo que hay, erguida con la espalda al aire y el único recuerdo que poseo de ti, veo tus manos pálidas, amadas, entre sollozos te pienso, ya no recuerdo tu rostro, solo veo tus manos, solo eso me queda, me aferro a tu imagen y no veo más allá de eso, lo siento mamá.
Hoy me duele el alma…

martes, 1 de marzo de 2011

Tipos de Café


*Café Negro
El tipo más común de café, todo el mundo lo conoce y probablemente alguna vez lo hayan probado. Su seductor y normal aroma es su principal atracción.

*Café con Leche
El preferido de una gran parte de la población, aunque igualmente común, su color caramelo y su delicado sabor a leche lo hace realmente atractivo y suave al gusto.

*Café sin Azúcar
Sin duda el más amargo en cuerpo, aunque no el más fuerte, en definitiva no es para todas. “Casi siempre” se consume cuando se esta haciendo algún tipo de dieta extraña o simplemente por puro masoquismo.

*Café con Azúcar
Su toque de dulzura es un placer para el paladar. Esto lo hace uno de los preferidos por todas y más aún sabiendo que se puede elegir la cantidad de “azúcar” a saborear.

*Café con Crema
Este tipo de café es tan común como los anteriores pero tiene una particularidad más ficticia, es el elegido por cierto segmento de nosotras, su crema tiende a dar una cobertura distinta y con una sensación siempre artificial.

*Café con Sirope de Vainilla
Sin una real diferencia a simple vista. Solo quien lo a probado puede decir con exactitud su particular sabor y aroma que lo distingue ante los demás.
Quien no lo ha consumido no puede juzgarlo…

*Café con Sirope de Menta
El más refrescante, aunque su textura sigue siendo la misma de siempre. Posee una típica apariencia de descuido y relax con su singular mentol al final de cada sorbo.

*Café con Chocolate
El romántico por excelencia, son de estos cafés que parecen sacados de una película. Como dicen por ahí: no hay mujer que se le resista, ni sabor que se le compare. El gusto perfecto, ni más ni menos, ideal para cualquier ocasión, aunque se advierte que después de un tiempo esa magia desaparece, por eso es recomendable consumirlo en dosis bajas, por ejemplo cuando se presenta un antojo.

*Café con Canela y Especias
Posee un particular aroma salvaje, difícil de controlar y poco predecible. Talvez no sea el más gustado o consumido, pero para todo hay gustos.

*Café Capuchino
El tipo popular, siempre esta de moda, sus colores son ideales para cualquier ocasión, listo para todo y gustado por muchas.

*Café Expreso
En palabras reducidas y directas es el ejemplar más fuerte, su sabor es tan pazco y chocante que puede despertar todas tus neuronas de un sorbo, experto en quitarnos el sueño, de formas muy variadas.
Su instinto aventurero nos encanta.

*Café Chorreado
El típico casero, considerado como “el mejor” por ser de nuestras raíces, pero la realidad es que nadie le consume por falta de tiempo. A nuestras padres y familiares les encanta.

*Café Frío
Considerado como el postre, frío hasta el último bocado y casi siempre con un tipo de cobertura muuuy apetitoso, de esos que te hacen romper la dieta con remordimiento. Su esencia real de café es casi nula y si se consume con persistencia puede ser empalagoso.

*Café Irlandés ( Café con Licor)
No hay mucho que decir, su sabor tiende a dejarnos algo mareadas. Puede que nos guste al inicio, pero luego de la resaca juramos no volverle a probarle.

*Café con Chantilly
Provocador y sexy, el predilecto de la carta, con su seductora combinación de espuma suave al paladar. Es encantador por naturaleza, contiene el exceso adicional de calorías perfectas.

*Café Americano
El café más ligero de su clase, de sabor sutil y transparente. Etiquetado en el mercado como “el sin sabor”, con un porcentaje realmente bajo de consumidoras.

*Café Moca-chino
Estés abarca toda la gama de cafés extranjeros, el moca-chino se diferencia por su singular sabor a “forastero”, muy diferente a lo que estamos acostumbradas a tomar. Para algunas es el café ideal, sin pasado, sin nombre y sin ataduras.

*Café Shiver
Particular y extraño, posee ese toque de arte y creatividad que muchas veces necesitamos. Aunque solo a un pequeño nicho de nosotras lo prefieren.
Es el más desordenado en sabor y textura.

*Café con Caramelo
Su nombre lo dice todo, dulce hasta las entrañas y empalagoso hasta el final, te deja esa sensación de asfixia y con ganas de beber mucho agua.

*Café Instantáneo
El más rápido de todos, lo consumimos ya cuando no tenemos otra opción. Artificial y falso por donde se mire, muchas conocemos bien su sabor… y su encanto no perdura mucho tiempo…

*Café Descafeinado
Se hace llamar café, aunque claramente sabemos que no lo es, su apariencia lo dice todo. Algunos no ha salido a luz pública.
Tiende a hablarse bien de su cuerpo y etiqueta perfectamente bien diseñada, la conclusión siempre es la misma: “que desperdicio”, ya que nada se hace con consumirlo. Su delicado sabor es inconfundible, a parte de su buen gusto al paladar.

lunes, 21 de febrero de 2011

Hoy me quedo contigo

Siempre imagine poder verte, que te reconocería al instante, sin palabras y con mucha luz alrededor, de esa que te ciega y no ves más que manchas brillantes… así te pensé.
Con los sentimientos apretados en mis manos y la voz chillona y temblorosa que me delataba no fui más que humana, una extraña sensación, cuando se está más lejos que cerca de tu piel.
No quise huir, al menos no de esa manera tan cobarde, pero mis pies no se detuvieron y seguí corriendo por mucho tiempo, todo era oscuro, solo se escuchaba el arrullo de los insectos junto al río color esmeralda que me espera en su inmensidad casi agobiante, destructible.
Nunca deje de pensar en ti mientras sumergía mis tobillos en aquellas aguas deliciosas, muy características de la zona, aunque he de confesar que no pude detenerme, ya mi pecho estaba cubierto y poco a poco mi cabello se humedeció, decidí retroceder.
Encantada como una ninfa visite cada noche ese lugar, mi propio paraíso como lo llamaba, aunque tu nunca lo pudiste ver, no lo entendía, yo estaba allí y tu a mi lado y aún seguías sin verlo.
Te gritaba y sí me escuchabas, ¿como podías no verlo? Estaba delante nuestro, era hermoso, solo estábamos tu y yo, nadie más, era perfecto y no lo veías.
Siempre pienso en ti, me quedo contigo hoy, aunque todos dicen que no hay nadie a mi lado; sabes es muy extraño, tengo una pesadilla, la misma cada anochecer, cierro mis ojos y lo único que logro recordar son sábanas blancas del mismo tono que las paredes del cuarto que me encierra, nunca logro salir de ahí, todo es frío y no estas tú ni mi paraíso, creo que escucho gente gritando.