jueves, 15 de diciembre de 2011

Entrañas


¿Recuerdas sus manos? Ella te solía acariciar por horas, hablaba tu lenguaje, te podía escuchar, ella era como la arena de este playa casi desierta, brillaba con el sol… ella era parte de mi, mi todo.

Él te cuido desde siempre, estaba orgullo de ti, sabía como ibas a ser, solía pasarse toda la noche planeando que mundo descubrir a tu lado, que universo iba a ser tu preferido para enseñártelo, eres igual a él, tu sonrisa, tus ojos llevan su alma, eres parte de él.

Era verano, hacia una tarde hermosa, calurosa y muy soleada, era uno de esos días en que el cielo se empieza quemar desde temprano, con esa fusión de colores coral que no tiene una explicación lógica para la mirada. Nosotros leíamos plácidamente en nuestro lugar favorito: la hamaca.

No recuerdo exactamente como inicio todo, puede y que mi mente me este jugando una mala pasada, pero vi su expresión de terror cuando se acerco a mí, sobraron las palabras, ni siquiera recuerdo en que momento broto aquel océano de mis ojos pero se desboco, tu llorabas conmigo, podías sentir el mismo dolor.

Sé que los recuerdas, que los puedes sentir igual que yo, los años no pasan por nosotros, el tiempo nos dejo… Eres parte de él, de ella, hoy eres mi todo, desde siempre has sido mi todo.

6 comentarios:

  1. Precioso :)
    http://patisire.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Hermoso *-* Te sigo (: Me gustaría que me dieras tu opinión sobre mis blogs cuando puedas(:. Te espero, saludos ^^

    ResponderEliminar
  3. Cuantos sentimientos encontrados , precioso.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Iris, un placer tenerte por mi mundo!!!

    ResponderEliminar